La Bayadera: Un ballet clásico

Algo tienen las danzas y los rituales místicos,  que aunque para muchos se compongan de movimientos sin sentidos en el aire,  haciendo referencia a torpeza y a pena ajena, para muchos esto puede llegar a representar verdaderamente la mejor expresión de lo que significa el arte.

Como muchas culturas, incluso toman referencia de estas danzas ancestrales y ahora apuestan por llevarlo a cabo dentro de la industria del entretenimiento y para quienes no lo saben, es sumamente estricto. Tanto así como lo puede llegar a ser el séptimo arte en su campo, o tal vez un poco mayor y no es para menos cuando cada movimiento debe estar perfectamente calculado y agraciado. Este es el caso de la Bayadera, un ballet sumamente clásico y preferido entre el público ruso.

Arte desde tiempos remotos

Este baile que a muchos encanta, ha recorrido cientos y cientos de kilómetros para llegar hasta su tierra de acogida. Pues tomando su inspiración en los movimientos hindúes y de pasos de a dos, esto ha terminado por ser un acto digno y merecedor de toda la atención, pues las empresas y compañías que destacan en este arte lo han transmitido por más de 140 años.

Como es usual,  un poco de teatralidad rodea esta danza centenaria,  ya que se honra lo que son las tradiciones indias por medio del baile,  para dar pie inicial al ritual que atraería inmensas riquezas sólo al dar muerte a un hermoso tigre que vive en el bosque por parte de un par de hermanos y al ser ofrecido al Rája este hace una ofrenda a los cazadores con entregar la mano de su hija en matrimonio, pero el guerrero Solor sólo se encuentra enamorado de quien sería la bayadera del templo.

¿Por qué el nombre?

Se han inspirado a través de los diferentes versos y las prosas del gran poeta Kalidasa que también posee un origen hindú. Es a través de estos hermosos escritos que él hace una oportuna referencia sobre las mujeres que son consagradas de manera íntegra por la religión. Para quienes no lo saben, las mujeres que profesan esta labor son llamadas Davadasi.

Provenientes de disciplinas enteramente estrictas y fuertes, fueron formándose incluso desde muy pequeñas pero se ganaron el nombre de Bayaderas gracias a los navegantes y mercantes portugueses quienes les llamaban bailarinas pero posterior a la traducción quedó como se conocen actualmente.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *